Gen Literatura
Gen Literatura

Conociendo a los Brontë: Reseña y los mejores fragmentos de Vida de Charlotte Brontë por Elizabeth Gaskell

Manuscrito de Jane Eyre publicado el seudónimo de Currer Bell por Charlotte Brontë

Manuscrito de Jane Eyre publicado el seudónimo de Currer Bell.

Charlotte Brontë nos ofrece una matiz lóbrego y una oscuridad inigualables en cualquiera de sus novelas. Podrían ser ordenadas en escala ascendente solo juzgándolas bajo esa característica: El Profesor, Jane Eyre, Shirley y Villette.

El nivel de intensidad de esa oscuridad, desasosiego, melancolía y soledad se hace más fuerte conforme su producción literaria madura y esto no es coincidencia. Charlotte tuvo una vida peculiar y afrontó tragedias desde su niñez hasta la vida adulta. Tematizó y describió todo lo que le rodeaba; paisajes, situaciones, personajes, sentimientos y sufrimiento.

Charlotte Brontë llevó una vida muy cruda, aislada y hasta trágica. Las circunstancias peculiares que rodearon su producción literaria calaron tanto en la escritora Elizabeth Gaskell, que la conoció por el año 1850 cuando Charlotte ya había reconocido la autoría de Jane Eyre, que aceptó escribir su biografía sin pensarlo dos veces. Una biografía que ha sido declarada como una de las mejores del siglo XIX y la primera escrita por una novelista sobre otra novelista. Además sigue siendo, a la fecha, una de las mejores biografías de Charlotte y retrato excepcional de la familia Brontë.

Una breve descripción de los Brontë

Hoy en día muchos expertos consideran que los niños Brontë, María, Elizabeth, Branwell, Anne, Emily y Charlotte, eran niños genio. También son retratados así en la biografía de Gaskell. Estos niños vivieron en una insalubre, pequeña y piadosa rectoría: la de Haworth en Yorkshire al norte de Inglaterra, una zona muy rústica con personajes crudos y poco novelescos (al menos hasta antes de ellas). Eran muy devotos de la fe protestante, rasgo que se impregnó en sus personalidades a manera de auto entrega y olvido del yo.

Pintura de las hermanas Brontë por Branwell Brontë. Branwell ocultó su figura pintando una columna sin embargo su retrato ya comienza a aparecer nuevamente en la pintura

Luego de superar la muerte de las dos hermanas mayores a temprana edad, Anne, Emily y Charlotte desarrollaron un vínculo más fuerte que la mera sororidad. Eran almas gemelas. No solo se querían y cuidaban amorosamente, sino que compartían muchos rasgos de carácter como la timidez e introversión; tendencia que solo fue favorecida por el aislamiento de Haworth. Preferían no salir en sociedad, apenas y tenían amigos o hablaban con nadie fuera del deber. Jamás entablaron amistad con hombres. Además, sentían un cariño compartido por los páramos de la región y preferían vagabundear por ellos en lugar de ir al pueblo o estar en compañía de personas. Emily, por ejemplo, no podía estar mucho tiempo lejos de Haworth y sus queridos páramos porque se enfermaba físicamente. Estos páramos le servirían de inspiración para crear Cumbres Borrascosas.

Lucharon contra su permanente estado de salud débil ocasionado por la insalubridad de Haworth y con el deber de trabajar en algo que odiaban para sustentarse. También tuvieron que vivir muchos años con la desgracia de su hermano Branwell, quien se refugió en la bebida tras una escandalosa decepción amorosa, caída que lo llevó a la enfermedad mental y a la muerte además de atormentar en vida a sus hermanas y su padre.

Fragmentos de Vida de Charlotte Brontë

Volviendo a Charlotte Brontë, esta biografía utiliza la voz de la autora y de su amiga Gaskell para introducir las costumbres y subjetividad de la autora, sus opiniones literarias (por ejemplo nos muestra sus opiniones de Austen, Balzac y Thackeray), correspondencia y la verdad e inspiración reales detrás de sus memorables personajes. Escrita en 1860 por una de las mejores novelistas victorianas, esta biografía destaca por su excelencia, amplia cobertura y narrativa. Es de lectura obligatoria para cualquier admirador de las hermanas Brontë.

Aquí hemos compilado algunos fragmentos significativos del libro que dan luces y explican esa sensación, sombra de oscuridad, nostalgia y melancolía presente en la vida de Charlotte Brontë y así podemos ver como se reflejo en sus novelas:

«Son raros los casos en los que los poseedores de grandes dotes han conocido la bendición de esa época feliz y libre de cuidados. Sus dotes poco comunes se agitan en su interior y en lugar de la vida natural de percepción (lo objetivo, como lo llaman los alemanes) inician la vida más profunda de reflexión (lo subjetivo)».

«He citado la palabra alegre en la descripción de Charlotte. Supongo que 1825 fue el ultimo año en que pudo aplicársele. Maria empeoró tan rápidamente en la primavera que avisaron al señor Brontë».

«Más adelante, me impresionó dolorosmente el hecho de que la señorita Brontë no se permitiera mirar al futuro con esperanza; que no tuviera confianza en el mismo, y cuando super los años que había vivido, pensé que había sido esa pesadumbre lo que había acabado con su optimismo. Pero las cartas parecen indicar que se trataba de algo constitucional, por asi decirlo. O quizá el intenso dolor de perder a sus dos hermanas mayores se combinara con un estado de debilidad física permanente para producir su desesperanza. Si su confianza en Dios no hubiera sido tan fuerte se habría rendido a la ilimitada angustia en muchos momentos (…)».

«Los libros eran en realidad un objeto común en aquella cocina; su padre les daba clases teóricas y su tía clases prácticas y, en su posición, era un simple deber femenino participar activamente en todas las labores domésticas; pero en su cuidadoso empleo del tiempo encontraban muchas veces cinco munutos para leer mientras vigilaban los pasteles(…)».

«Parece que consideró a Emily incluso más inteligente que Charlotte, que pensaba lo mismo. Emily tenía una facilidad especial para la lógica y una capacidad de razonamiento insólitas en un hombre y verdaderamente raras en una mujer, según el señor Heger.». 

«Casi nunca bajaban al pueblo. Las cohibía encontrar incluso a conocidos, y les daba reparo entrar en las casas de los pobres sin que las invitaran. Asistían regularmente a la escuela dominical para enseñar a los niños, una costumbre que Charlotte conservó fielmente incluso cuando se quedó sola; pero nunca se relacionaban con sus semejantes por iniciativa propia y siempre preferían la soledad y la libertad de los páramos.»

«Pronto cumpliré treinta años; y todavía no he hecho nada. A veces me entristecen el panorama futuro y el pasado. Pero es un error y una estupidez lamentarse. El deber me exige quedarme en casa de momento. Hubo un tiempo en el que Haworth me parecía un lugar muy grato; ya no es así. Tengo la impresión de que todos estamos aquí enterrados. Deseo viajar; trabajar; llevar una vida activa».

«Reacias a la publicidad personal, ocultamos nuestros verdaderos nombres bajo los de Currer, Ellis y Acton Bell; esta ambigua elección vino dictada por ciertos escrúpulos que nos impedáin adoptar nombres de pila claramente maculinos, al mismo tiempo que no quer;iamos manifestar que éramos mujers, porque – sin sospechar entonces que nuestra forma de escribir y de pensar no fuera lo que se llama “femenina”- tenáimos la vaga impresión de que las autoras se exponen a que las miren con prejuicios; habíamos observado que los críticos a veces emplean para su reprimenda el arma de la personalidad; y para su recompenas, la adulación, que no es auténtico elogio.»

Libro: Tengo la edición de Bicentenario de Alba Minus.

Atento! Encuentra muy pronto los artículos sobre las opiniones literarias de Charlotte Brontë y el gran éxito que constituyó para las hermanas la novela Jane Eyre.

Lee más reseñas aquí. Descubre el libro en goodreads aquí .  Encuentra a las Brontë en nuestro ranking de las mejores novelas inglesas del canon aquí

Relacionados

Share This