Gen Literatura
Gen Literatura

Virginia Woolf Una habitación propia, ¿cómo puedo persuadirlos de leer este ensayo? Luego de terminarlo,  lo primero que hice fue buscar en el diccionario la palabra “feminista” porque me di cuenta que no sabía si lo era. La definición: Principio de igualdad de derechos de la mujer y el hombre. La palabra feminista tiene un prejuicio peyorativo que hace que lo imaginemos como sinónimo de terrorista. Es bueno recordar por su significado oficial, que si somos pro igualdad de género deberíamos congraciarnos con las ideas feministas. Los movimientos buscan mantener viva la discusión de temas urgentes como la banda salarial, feminicidios y educación en países en desarrollo. Y esa es la razón por la que recomiendo este libro, porque me hizo recordar por qué me considero feminista e hizo despertar nuevamente mi consciencia, indignación y búsqueda de liberación.

Lee aquí los libros que Virginia recomienda en Una habitación propia

«Cierra tus bibliotecas si quieres, pero no hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente.»

Virginia Woolf Una habitación propia.

Virginia publicó este ensayo en 1928, diez años luego de la aprobación del voto femenino en Inglaterra. Se inspiró por una charla que dio a estudiantes mujeres de pregrado de la Universidad de Cambridge sobre la mujer imaginada en la ficción y la mujer escritora. Una entrada de su diario muestra que no estaba satisfecha con la recepción que había tenido:

Estoy de regreso del conversatorio en Girton, entre mucha lluvia. Mujeres jóvenes hambrientas pero valientes, esa fue mi impresión. Inteligentes, ambiciosas, pobres y destinadas a convertirse en maestras en chales. Sin emoción en particular, les dije que beban vino y tengan una habitación propia…Me sentí vieja y madura.

Diario de Virginia Woolf. *Trad. propia.

La alusión de “maestra en chales” satiriza el prejuicio de la época de que la mujeres con un nivel de educación alto debían conformarse con ser maestras o institutrices. Y esa era una posición que no te traía mucha relevancia social. Pasada la primera impresión, a Virginia le preocupo la actitud ligera de estas jóvenes con respecto a la mujer imaginada. Fue así que escribió este ensayo, preocupada por asegurarse de que aprendieran a valorar los nuevos “privilegios” y oportunidades por lo que eran: el resultado de una lucha y el sueño de mujeres de generaciones pasadas.

La mujer escritora

El talento femenino siempre había sido oprimido, encerrado en los roles de hija y madre. En el siglo XVI por ejemplo, las mujeres que escribían tenían el estereotipo de ser sexualmente disponibles; y antes de la Iluminación, como brujas que las Inquisiciones cazaron. Virginia señala de manera muy interesante en el libro, que cuando leemos referencias en la literatura del siglo XVI o XVII sobre “una mujer poseída por demonios, o una mujer muy sabia vendiendo hierbas y remedios, le seguimos la pista a una novelista perdida, una poeta reprimida, una Jane Austen sin gloria y una Emily Brontë que se rompió el cerebro en el páramo”*.

Al hablar de patriarcado, me atrevería a decir que no son muchos los que se ponen a pensar en que la sociedad fue manipulada para ser patriarcal. Todos los productos culturales creados a partir de ese discurso. Fue cultivado, enseñado y motivado. Respaldado por la comunidad científica basándose en “leyes naturales” y en consecuencia por la política y el sistema educativo. El deseo de separar a la mujer de la historia y el arte siempre ha sido fomentado desde diversas instituciones. Y con respecto a las mujeres con genio creativo, eran muchos los obstáculos en su camino para que no pudieran publicar.

Ten libertad económica y una habitación propia si vas a escribir

No tenían libertad económica y vivir de sus ganancias era un acto deshonroso para ella y su familia. Este ensayo plantea la tesis de que cualquier mujer que quiera liberar su genio creativo, debe tener un ingreso económico constante, un espacio propio y privado y debe poder escribir libre de censura social por el hecho de escribir. Si esta escritora talentosa lograba generar ganancias de sus publicaciones y era indiferente hacia el estigma de la sociedad, como varias lo fueron, podría por fin enfocarse en el arte para igualar a su par masculino. Virginia dice que las autoras estaban en desventaja a nivel artístico pues escribían alrededor de temáticas feministas para expresar su enojo y frustración. Esto fue muy útil para el movimiento feminista pero dejaba poco al arte literario. ¿Cómo evitar que las más grandes frustraciones sean la inspiración de nuestro arte teniendo la oportunidad de ser escuchados?

Virginia expresa en sus diarios la urgencia que sentía por escribir algo como Una habitación propia:

“And still this mood hangs about me. I want to write a history, say of Newham or the womans movement, in the same vein. That vein is deep in me – at least sparkling, urgent.”

“Y todavía este pensamiento se cierne sobre mi. Quiero escribir una historia, digamos de Newham o del movimiento de las mujeres. Siento esta necesidad profundamente, al menos latente y urgente.”

*Trad. propia de los diarios de Virginia Woolf. 

Cualquier persona socialmente consciente, aunque no tenga una opinión clara con respecto al movimiento feminista, siente la necesidad de expresar su apoyo e indignación al contemplar las situaciones de emergencia para la mujer en el mundo.  Es por eso que en pleno siglo XXI este ensayo continúa siendo vigente.

Es un llamado anacrónico a la consciencia. Todas las mujeres cargamos la herencia del pasado con lo que fueron las vidas de nuestras abuelas y la lucha que nos trajo hasta aquí. Gracias a eso gozamos de las oportunidades que tenemos y debemos encargarnos de que las generaciones futuras se sigan abriendo paso en la esfera pública y política.

Hace menos de un mes “Period. End of sentence” ganó el Oscar. Un documental corto sobre el tabú de la menstruación en la India rural. Cuando la directora recibió el premio dijo “No puedo creer que un documental sobre la menstruación haya ganado el Oscar”. Este documental solo dura 25 minutos y está en Netflix. Me encantó que se abra la puerta a la divulgación de temas alrededor de la menstruación, que siempre han sido tabús y causantes de misoginia.

Les dejo los nombres de algunas de mis obras favoritas de Virginia Woolf. Recomiendo leer a esta escritora a todo el mundo no solo porque la admiro sino porque su estilo literario es auténtico y bello. Ella escribía bajo la técnica de fluctuaciones de la consciencia. Además, padeció toda su vida de transtorno bipolar y depresión lo cual hizo que su escritura sea particular.

Lee Virginia Woolf Una habitación propia. Descarga pdf gratis

Orlando

Orlando, una biografía cuenta la historia del joven Orlando quien viaja a través del tiempo cambiando de género.

Orlando es una novela histórica que cuestiona la importancia del género.

Orlando, una biografía por Virginia Woolf

Tilda Swinton como el joven Orlando.

El lector común

El lector común o The Common Reader es un conjunto de ensayos literarios de Virginia Woolf

El lector común es un conjunto de ensayos literarios.

La señora Dalloway

Libro que inspiró la película Las horas, Mrs. Dalloway cuenta la historia de Clarissa, mujer aparentemente frívola pero sin escapatoria

Narra la historia de Clarissa Dalloway

***

Referencias: 

Woolf, Virginia. A room of one´s own and The Vovage out. Wordsworth Classics (2013).

Share This