Gen Literatura
Gen Literatura

¿Te atreves a cuestionar tus creencias? Este es tu libro: reseña de The God delusion de Richard Dawkins

Siempre he creído que es necesario cuestionar nuestras propias creencias. Sobretodo si provienen de la normatividad y en ese sentido, han sido impuestas. Mi intención no es decirles que no deberían pertenecer a la religión a la que pertenecen. Respeto todas las religiones como respeto las creencias espirituales y culturales de cualquier persona, y valoro la historia y productos culturales que han dejado como legado. Mi intención es compartir mis argumentos favoritos del libro The God delusion o El espejismo de Dios y cómo me hicieron tener muchos momentos eureka.

“Si resultará que Dios existe, no creo que sea malvado. Lo peor que puede decirse de él es que, básicamente, es un indolente”. Woody Allen

El primer dato importante es que The God delusion es erudito y no se lee “rápido”. No estoy diciendo que sea aburrido porque no haría una reseña positiva de un libro tedioso de leer, pero si no tienes mucho tiempo para leer te demorarás en concluirlo. Si estás con tiempo limitado pero quieres leer sobre religión, te recomiendo Al diablo con Dios del periodista peruano Pedro Salinas, que tiene reflexiones provocadoras sobre religión acompañadas del caso de investigación del Sodalicio en el Perú.

The God delusion de Richard Dawkins es uno de los libros de divulgación atea más importantes

The God delusion en mi historia con la religión

Este libro de Richard Dawkins, uno de los ateos activistas académicos más conocidos actualmente, se hace más provechoso si por cada punto clave de reflexión haces memoria de cómo lo pudiste vivir tu desde tu educación religiosa. Yo vengo de una familia cristiano católica y estudié 11 años en un colegio muy ortodoxo de monjas, algo no poco común en el Perú.

Cuando hice la primera comunión pasé por una preparación exhaustiva de contricción. A nosotras, niñas de 9 años nos daban una larga lista para rellenar con todos los pecados de nuestros 9 años de vida. En 5to de secundaria, gracias a los maestros de la literatura que ya estaba leyendo, me di cuenta que la religión no concordaba con la educación científica e histórica que yo estaba adquiriendo tanto por mi cuenta como en el colegio. Luego llegó el libro que hizo que mi pensamiento se sublevara completamente del adoctrinamiento de mi colegio católico peruano, Al diablo con Dios de Pedro Salinas.

Al diablo con Dios fue un parteaguas en mi vida tanto por el abyecto testimonio de Salinas sobre el Sodalicio como por sus reflexiones sobre la influencia de la iglesia católica en la sociedad y educación peruana. Fue un momento de realización. Básicamente mi experiencia con la religión me mostró que no importa que provengas del contexto más religioso, una persona debe y puede cuestionar lo que le han enseñado a entender como normativo.

Los argumentos populares más usados para «justificar» la existencia de Dios:

En este libro el autor aborda los argumentos más populares utilizados para defender la existencia de Dios (de las 3  religiones más importantes del mundo: cristianismo, judaísmo, islamismo). Tu mismo los podrías estar usando como, gracias a este libro, me di cuenta que yo hice en algún momento:

Creer en Dios pero “no exactamente en todo lo que la religión dice de él”

Muchas personas utilizan el término Dios para abarcar un gran espectro de “seres o energía superior” que creen pueda existir. Si dices que crees en Dios estas aceptando sus características de omnipotente, omnisciente y supremo juez. Aceptando que escucha tus pensamientos y lleva un minucioso registro de cada una de tus acciones para luego, en el momento de tu muerte, colocarlas sobre una balanza y determinar a donde irá tu alma. Casi nadie piensa en esto cuando dice que “Si creo pero en realidad no creo en la parte de la confesión o la omnisciencia”. Muchos no saben explicar de otra manera, dice Dawkins, su creencia en una energía suprema que regula el universo.

De hecho Einstein, como cita Dawkins, era frecuentemente atosigado con la pregunta de la existencia de Dios y nos regaló la siguiente declaración que explica muy bien como esta “energía o fuerza superior” es diferente al concepto de Dios:

“Soy un no creyente profundamente religioso. De una suerte de nueva religión. Nunca le he imputado a la naturaleza un propósito u objetivo, ni nada que pudiera entenderse como antropomórfico. Lo que veo en la naturaleza es una estructura portentosa que solo podemos comprender muy imperfectamente, y eso debería imbuir a cualquier individuo pensante de un sentimiento de humildad. Ese es un sentimiento religioso genuino que no tiene nada que ver con el misticismo». 

Una persona puede ser espiritual sin tener una religión ya que la espiritualidad tiene un significado muy personal que uno puede llegar a descubrir (si no han leído Siddartha de Herman Hesse, por favor léanlo y entenderán el concepto de espiritualidad mejor).

La nostalgia de la tradición

Los colegios religiosos abundan en el Perú y son los más confiables en opinión de los padres, para enseñar los conceptos de moralidad

Luego están las personas que se mantienen creyentes para no romper con la tradición en la que han sido criados, educados; para no perder esos buenos recuerdos. A mi me encantaba la sensación de paz comunitaria que sentías cuando acababa una misa. Fue interesante comprobar que luego encontré ese mismo sentimiento en pasatiempos como el yoga, meditación, incluso en la introspección, en cualquier actividad que me diera paz mental. A este argumento también se le suma esta pregunta, para Dawkins preocupante su ausencia en la mesa de diálogo público: ¿por qué permitimos que se les diga a los niños en qué creer desde antes de ser racionales, antes de que puedan tomar una decisión por ellos mismos?

El aprendizaje del bien y el mal

The god delusion o El espejismo de Dios explica cómo la religión es percibida como sinónimo del discernamiento del bien y el mal

Dawkins considera que esta es una forma de violencia mental, plantar una idea en el frágil cerebro de una mente infantil. Y muchas no es solo por ciega tradición sino porque es la manera más simple de introducir al niño los conceptos de la moralidad, llámese El bien y el mal 101. Es mucho más fácil decirle a un niño “No hagas eso porque Dios te va a castigar” que explicarle el por qué no debe hacerlo. Dawkins dice que deberíamos exponer todas las religiones y hablar del tema sin tabúes. Dawkins se extiende en la conjunción religión-moralidad explicando el por qué la religión no inventó la moralidad, desmintiendo asi a los teólogos que quieren adjudicarle este logro a la religión católica.

Por respeto, no debemos cuestionar la religión: La religión como tema sensible en la agenda pública.

Es casi una falta de respeto pedirle a alguien que justifique sus creencias religiosas. Es un tema, se dice, privado y personal. Aunque The God delusion o El espejismo de Dios es del 2003 esto es algo extremadamente vigente. Este respeto a un tema evidentemente cultural, que tiene injerencia en la agenda pública, hace imposible el diálogo sobre religión a puertas abiertas.

La vida y el universo son perfectos, ergo Dios existe: La selección natural vs. La teoría del diseño

The god delusion considera que el Darwinismo es la teoría que garantiza la perfección de la vida

Para mi el argumento más interesante del libro. La teoría del diseño de los teólogos dice que Dios es el arquitecto de todo lo que existe, ergo todo lo que existe fue planeado por él y es perfecto. El argumento del diseño implica aceptar que Dios creó el universo y la vida de manera orquestada para que cumpla un propósito y un destino. Como comenta Dawkins, el problema más sustancial al aceptar tal argumento es: ¿y quién diseñó al diseñador? ¿Qué inteligencia superior sería capaz de hacerlo? Es una pregunta imposible de responder y demuestra que el argumento del diseño es el doble de futil que el argumento de la “casualidad” o el darwinismo para explicar la creación del universo. La religión utiliza el argumento del diseño haciéndolo girar en torno a la admiración de la perfección y belleza del mundo y la vida, alegando que nada de esto puede haber sido coincidencia.

Dawkins nos dice que la mejor explicación para la perfección del mundo es la teoría darwinista. La selección natural sostiene una evolución progresiva de las especies. Las especies siempre tienen un “fallo” que luego la evolución arregla y así la especie cambia y se adapta al ambiente haciendo las modificaciones pertinentes en su genética para sobrevivir. Esto explicaría la “perfección” de los seres vivos y el ciclo de la vida.

El darwinismo social

Hay una variante del Darwinismo llamada “darwinismo social” que es aun mas interesante. Cuando estábamos en la edad de las cavernas y el ser humano tenía que luchar fieramente por su supervivencia, desarrollamos algunos mecanismos de defensa psicológicos y hasta sociales que hacían que sobrevivir fuera más posible. Un ejemplo es la detección hiperactiva de agentes o el sentido de alerta. Es por esto que tenemos en el ADN una necesidad de encontrar agentes culpables o una explicación a cada cosa anómala. Según Dawkins, la religión es el “fallo” de este mecanismo biológico ya que nació tratando de explicar lo inexplicable entonces. Es importante también considerar que si la religión es un fallo, la ciencia también lo sería (recordemos que aquí fallo no tiene una connotación negativa).

La religión creó la moral

Otro ejemplo del darwinismo social es el altruismo o el ejercicio de la empatía. En un principio tales comportamientos nos servían para arraigarnos emocionalmente a nuestra manada y sobrevivir juntos, ya que el ser humano tenía más posibilidades de sobrevivir viajando y cazando en grupo que solo. Es este el gen el que identifica a cualquier otro gen humano como nuestro hermano, y el impulso es de ser altruista y recíproco. Aunque se queda corto considerando la relevancia del argumento, Dawkins dice que este mecanismo es el que nos hace eminentemente morales y nos hace querer serlo por gratificación personal.

No tiene explicación porque «la fe es una virtud»

Uno de los efectos auténticamente perniciosos de la religión, según Dawkins, es que enseña a que estar satisfecho con el desconocimiento, ya que este recibe nombre de “fe” y esta es una virtud. ¿Alguna vez se han preguntado, que hay detrás del llamado “regalo de la fe”? Esta escondido un absolutista “Créeme sin preguntas”.

Este libro me hizo armarme del valor necesario para identificarme como atea. Y me siento orgullosa de serlo porque las personas ateas, por deducción, somos las únicas que nos hemos tomado el trabajo y el problema de cuestionar la normatividad y hemos sacado conclusiones propias.

Edición en español de The God delusion o El espejismo de Dios de Richard Dawkins

Este libro tiene al comienzo, una clasificación de elaboración propia de Dawkins de etiquetas por nivel de creencia. Es tan desglosada (la categoría “agnóstico” tiene varias subcategorías), que estoy segura que te podrás identificar con alguna y así darte cuenta de que tu también tienes una opinión sobre este tema.

Lo mejor fue el pensamiento de la conclusión del libro. Aunque no exista la promesa de una eterna felicidad, debemos estar apreciar la oportunidad que significa estar vivos. La teoría cuántica y la probabilidad estadística son suficiente motivo para apreciar la complejidad de las circunstancias que fueron necesarias para que estés sentado, sentada leyendo este artículo. De entre todas las personas que nunca nacieron, de entre un millón de millones de millones de millones de posibilidades, nosotros lo logramos.

¿Has leído algún libro bueno sobre temas de religión? Cuéntanos!

Lee todas las reseñas aquí

Relacionados

Share This